José Pastor

Cómo es el proceso de diseño de vestidos de novia

1. Conversamos

Hablar es lo más importante. Se debería hablar mucho durante el proceso de diseño de vestidos de novia. Y vamos a hablar mucho, a lo largo de todos el proceso. Pero nuestra primera conversación va a ser larga y tendida, sin prisas. Con un café o un té para acompañarnos.

Aquí es donde voy a poder escucharte y mirarte. Puede que tengas las ideas claras o puede que no sepas lo que que quieres. No importa, yo te asesoraré, te daré ideas, te orientaré… te iré conociendo poco a poco, para saber cuál es tu estilo, tus gustos, qué volúmenes te van a sentar mejor, con qué tipo de vestido vas a estar cómoda, y sobre todo, cuál es el vestido con el que te vas a sentir tú misma.

2. Idea inicial

Una vez hemos tenido nuestra conversación mi imaginación se pone a trabajar. Todos mi años de experiencia, mi creatividad y nuestra conversación inicial empiezan a conectarse y a generar ideas. Te presentaré mi propuesta, te mostraré referencias y todo lo necesario para que modelemos juntos el vestido perfecto para ti.

 3. Tomar medidas

Para tomar medidas hay una regla fundamental para evitar sorpresas de última hora: venir con la ropa interior que vas a utilizar el día de la boda. Los volúmenes del cuerpo pueden variar en función de la ropa interior que llevemos, así que es mejor no arriesgarse.

4. Patronaje

El patrón es como el lienzo en una obra de arte. Es un papel en blanco sobre el que iré creando tu vestido, a base de lineas, transformando y modelando ideas hasta dar con la perfecta para ti.

5. Primera prueba

En este momento te vas a probar una “a toile” (pronunciado “a tual”). Esta palabra francesa se refiere al prototipo que los diseñadores de alta costura preparamos para hacer pruebas e investigar antes de cortar las telas definitivas. La toile está hecha a mano con una tela sencilla, pero con ella alcanzaremos a ver cómo va a ser tu vestido, como va a ser la caída de la tela, como se adaptan los volúmenes a tu movimiento. Además podremos probar todas las variaciones que se nos ocurran y tu vestido, poco a poco, va a ir cobrando vida.

6. Compra de telas

De las telas estaremos hablando desde el primer momento, pero es en este momento en el que vamos a tomar la decisión final. No todas las telas son iguales, no tiene la misma caída una gasa que una seda natural, o un micado que un gazar, al igual que un encaje de chantillí que un bordado en cristal, perlas o lentejuelas, por eso el diseño y las telas van de la mano siempre.

En el momento de la compra estaré contigo, para que podamos ver juntos las telas y puedas despejar todas las dudas que puedan surgir en la tienda.

7. Confección

El taller se pone en marcha. Con mucho cuidado y cariño daremos las miles de puntadas a mano, necesarias para convertir en realidad tu vestido.

8. Segunda prueba

Ha llegado el momento de la verdad. La prueba del vestido real ya es una cuenta atrás para tu gran día. ¡Qué nervios!

9. Ajustes y pruebas adicionales

Haremos los ajustes y las pruebas necesarias para que tengas ¡tu vestido perfecto!